El trabajo de las ONGD andaluzas en 2022 alcanzó a 7,8 millones de personas en 53 países de todo el mundo y a un millón en Andalucía

23 noviembre, 2023
Noticias

La presentación del Informe sobre el trabajo de las ONGD andaluzas 2022, que se amplía a 80 entidades, coincide con un escenario de reivindicación ante el recorte previsto en los presupuestos andaluces para 2024. Consecuencias para las ONGD del descenso de la inversión pública en AOD: búsqueda de financiación fuera de Andalucía, áreas con menor actividad y precarización e insostenibilidad del sector

La Coordinadora Andaluza de ONGD ha hecho público hoy su Informe sobre el trabajo de las ONGD andaluzas 2022, un análisis anual que en esta ocasión trasciende el conjunto de sus socias e incluye hasta 80 entidades que trabajan en cooperación internacional desde la comunidad. Entre sus conclusiones principales, apunta que los proyectos de estas ONGD aprobados o en ejecución en 2022 apoyaron a 7,8 millones de personas (dos tercios, mujeres) en 53 países de todo el mundo, con un protagonismo cada vez mayor de África, pero manteniendo su labor de trayectoria más amplia en Centroamérica y Caribe y América del Sur. En Andalucía, realizaron intervenciones destinadas a un millón de personas (el 53,4%, mujeres), la mayoría de acción social enfocadas a atender a la población en situación de vulnerabilidad. En 2021 se apoyó a 5,2 millones de personas en 48 países y cerca de medio millón en Andalucía.

El informe se ha presentado en el Parlamento de Andalucía, en un contexto de reivindicación tras el recorte del 10% de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) previsto en el proyecto de Ley de Presupuestos para 2024. Como en los dos años anteriores, se ofrece en un doble formato: publicación y web interactiva. Uno de los principales atractivos de esta web es que permite geolocalizar y ofrece información de más de 1.100 proyectos (672 de cooperación internacional, 489 en Andalucía) enmarcados en 2022. La inversión global para los primeros alcanzó los 116 millones de euros, mientras que en Andalucía el monto llegó a 39,6 millones. A ello se suma la posibilidad de hacer consultas respecto a las actuaciones de las ONGD de la Coordinadora en 2020 y 2021.

Con la inclusión de organizaciones vinculadas a las redes provinciales de ONGD andaluzas, el informe pasa de analizar el trabajo de 65 entidades en 2021 a las 80 del presente. Esto condiciona la comparativa en la evolución de un año a otro, aunque se pueden apuntar algunas conclusiones en el marco del retroceso de la financiación pública. Si, en general, las cifras fueron mayores, cabe destacar que las ONGD tuvieron que diversificar la cofinanciación de sus proyectos, recurriendo en mayor medida a la financiación estatal, de otras comunidades autónomas o de la Unión Europea, especialmente para proyectos en otros países.

En el caso de su trabajo en la comunidad, la atención directa a población en situación de vulnerabilidad (no exclusiva de estas entidades), con mayores líneas de financiación, hace que las cifras aumenten significativamente; sin embargo, áreas como la educación para el desarrollo o la formación, más específicas de las ONG de desarrollo, retroceden a pesar del mayor número de organizaciones participantes en el informe: se invirtió un millón menos que en 2020 en EpD y se realizaron menos actividades formativas, reduciéndose la inversión un 13% (de 1,75 en 2021 a 1,52 millones).

La pérdida de poder adquisitivo de la población andaluza en 2022, cifrada en un 4,1%, parece estar detrás de que prácticamente no varíe el número de personas socias de un año a otro (-1,9%), si bien su aportación y otros fondos propios de las entidades siguieron siendo una base fundamental para que las ONGD andaluzas pudieran mantener su compromiso con la justicia social y los derechos humanos.

Por otra parte, el número de personas contratadas en Andalucía ascendió a 1.384; hablamos de una subida menor que la del porcentaje de ONGD participantes (+18,9%, frente al 23%) y lejos de cifras como la de 2018 (1.851 trabajadoras/es). Esto se puede traducir en un escenario de precarización que, pese a la alta cualificación y experiencia del personal de las ONGD, hace insostenible su trabajo en los niveles actuales a medio plazo. Por contextualizar la tendencia a la baja, acentuada en las dos últimas legislaturas, apuntamos que la política pública de cooperación internacional de la Junta de Andalucía ha perdido el 90% de su peso en los últimos 15 años.

Intervenciones de cooperación internacional

De los 53 países y territorios en los que realizaron proyectos las ONGD andaluzas durante 2022, 33 están en África. Por áreas, destacan África Occidental (14 países) y Oriental (10 países). Los países en los que se concentra una mayor inversión son Mozambique (12,74 millones), Marruecos (11,70 millones), Mali (8,23 millones), El Salvador (7,33 millones), Perú (6,95 millones) y Palestina (6,09 millones). En cifras globales, los cinco países con mayor población destinataria de las intervenciones de las ONGD andaluzas en 2022 son africanos: Marruecos (1.881.748), Mali (1.604.830), Mozambique (713.681), Burkina Faso (472.172) y la población saharaui en Argelia (456.721). La suma de los cinco supone dos tercios del volumen total de población reflejado en el informe. En 10 de los 53 países que se incluyen, el porcentaje de mujeres participantes fue superior al 70%.

Desde el punto de vista de la evolución de la cooperación andaluza, vemos cómo las áreas de América del Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela) y Centroamérica y Caribe (Cuba, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y República Dominicana), aun manteniendo una importante presencia de ONGD andaluzas (más del 90% de las participantes en este análisis) en hasta 15 países entre las dos, pierden peso relativo en las cifras globales del informe respecto a África, que concentra el 48% de los proyectos, el 55% de la inversión o el 68% de las personas destinatarias. Se muestra así que la cooperación andaluza transita entre los vínculos históricos y las prioridades geográficas marcadas a nivel internacional.

Las ONGD andaluzas concentraron su presencia especialmente en países como Guatemala (21 organizaciones), Bolivia (19), Perú (18), El Salvador (17), Marruecos (15), Colombia (13), Senegal (12), Ecuador (11) y Nicaragua (10). Si analizamos el trabajo global de las 80 entidades participantes en el informe, las que realizaron un mayor número de intervenciones de cooperación internacional en 2022 fueron Manos Unidas, con 59 proyectos en 26 países; Madre Coraje (37 proyectos en 2 países); Medicus Mundi Sur (28 proyectos en 6 países); y ACPP (23 proyectos en 7 países).

El trabajo de las ONGD andaluzas se enmarca, tanto en Andalucía como en otros países, en la Agenda 2030. Todas las intervenciones se vinculan a uno o varios de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que la integran. Entre los proyectos de cooperación internacional, destacan los que se relacionan con el ODS 5, referido a la igualdad de género, presente en el 58,5% de las intervenciones. Los vinculados a la salud (ODS 3) representan el 38%; tanto el ODS 1 (erradicación de la pobreza) como el ODS 2 (lucha contra el hambre) se encuentran en el 29%; y el ODS 10, que apuesta por la reducción de las desigualdades a diferentes niveles, en el 27%.

Respecto a las entidades financiadoras, la mitad de los proyectos de las ONGD andaluzas en 2022 (334 de 47 ONGD) se financiaron -al menos en parte- con fondos propios. La cofinanciación pública, en general, muestra un significativo retroceso respecto a informes anteriores. Del listado de 2021 salen, por ejemplo, las diputaciones de Huelva, Jaén y Málaga; la AACID ha pasado de cofinanciar el 37% de los proyectos de 2020 a apenas el 28% en 2022.

Trabajo en Andalucía 

Las ONGD andaluzas también enfocan su actividad hacia la ciudadanía andaluza, principalmente en áreas como la educación para el desarrollo (57 ONGD), la acción social (34), la incidencia política (27), la formación (23) o el voluntariado en Andalucía (34) o en proyectos de cooperación internacional (22).

En 2022, 72 ONGD (el 90% de las participantes en el informe) tenían activos un total de 489 proyectos en las ocho provincias andaluzas, con una inversión global de 39.589.609 euros. 1.002.654 personas participaron en estas acciones, el 53,4% de ellas, mujeres. Las áreas de trabajo con mayor número de intervenciones en Andalucía son la educación para el desarrollo, con 243 proyectos en los que participaron 319.236 personas, y la acción social, con 175 intervenciones destinadas a mejorar las condiciones de vida de colectivos en situación de vulnerabilidad; en total, fueron más de 648.000 andaluzas y andaluces.

La implantación territorial en la comunidad de las organizaciones de desarrollo hace que los proyectos que realizan se ubiquen con frecuencia en varias provincias. De este modo, podemos señalar que Sevilla concentró el mayor número de acciones en 2022, pues 260 de los 489 proyectos tuvieron actividad en su territorio (más del 53%). La siguen Córdoba (187), Málaga (166) y Granada (156). También por encima del centenar de intervenciones quedan Cádiz (116), Almería (110) y Huelva (102). Jaén (62), provincia con menor presencia de ONGD andaluzas, cierra por lógica este listado.

Andalucía también se integra en la ruta marcada por la Agenda 2030, y así lo recoge el trabajo de las ONGD en la comunidad. Durante el año 2022, entre los ODS a cuyo cumplimiento han contribuido las acciones de las ONGD andaluzas destacan el ODS 5 (igualdad de género), con 28,5 millones de euros invertidos en 269 proyectos; el ODS 10 (reducción de las desigualdades), con 27,2 millones para 180 proyectos; y el ODS 4 (educación de calidad), con 169 proyectos que suman un presupuesto de 23,6 millones. Por detrás se sitúan las intervenciones vinculadas al ODS 1 (fin de la pobreza), un total de 96, con una inversión de 21,3 millones; 62 proyectos se enmarcan en el ODS 8 (trabajo decente), con un monto global de 20,5 millones; el ODS 3 (salud) está presente en 122 intervenciones y suma una inversión de 18,4 millones. 

Tras las ONGD están las personas 

Las ONGD no tendrían la misma legitimidad si no pudiéramos nombrar por cientos de miles a las personas que apoyan sus objetivos, su estrategia y su día a día en Andalucía. Este respaldo tiene carácter económico o de trabajo remunerado o voluntario, bien sea en la propia comunidad o en los países con los que cooperan. En la comparación que hacemos con las cifras de 2021 hemos de tener en cuenta el aumento de 65 a 80 ONGD representadas en el análisis (un 23% más, si bien de menor envergadura en líneas generales).

En 2022, el respaldo económico a las 80 entidades participantes en el informe se concretaba en 281.312 personas socias, de las que el 53,4% eran mujeres. Entre el global cabe destacar un importante bloque, el de las personas afiliadas a CCOO Andalucía, que con su cuota de afiliación contribuyen al trabajo de su fundación (158.052).

El voluntariado de las ONGD andaluzas desciende en 2022 respecto a 2021 (-5,8%), una tendencia que se mantiene respecto a 2020, año de mayor subida por el auge del voluntariado vinculado a la pandemia. Casi el 70% de las 7.990 personas voluntarias eran mujeres.

Por lo que se refiere al personal asalariado, distinguimos entre las personas que trabajan en Andalucía y las que lo hacen en otros países. El número de personas contratadas en Andalucía ascendió a 1.384 (dos tercios, mujeres). En cuanto al personal expatriado, de un total de 171 personas (un 33,6% más que en 2021), el 60% eran mujeres.

Otra tendencia que continúa ha sido la presencia mayoritaria de mujeres entre los miembros de juntas directivas o patronatos. Pese a la feminización del sector, hasta 2020 no se dio la vuelta a que la mayoría fueran hombres. En 2022, las 1.069 mujeres que ocuparon estos cargos supusieron el 61,51% del total.

Este informe se ha realizado con el apoyo de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID).

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín
chevron-down