Hacer visible lo invisible para erradicar la mutilación genital femenina antes de 2030

7 febrero, 2024
Noticias

La mutilación genital femenina (MGF) es una forma de violencia de género contra mujeres y niñas y una violación de sus derechos humanos que tiene graves consecuencias para la salud física, psicológica y sexual de las supervivientes de la misma. Para visibilizar las repercusiones a corto y largo plazo de esta práctica nociva y seguir contribuyendo a su erradicación, Médicos del Mundo ha puesto en marcha la acción “Mutilación Genital Femenina: Hagamos visible lo invisible”, con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la MGF que se celebra el 6 de febrero.

Con esta iniciativa, la ONG sanitaria también quiere concienciar sobre otros factores esenciales para alcanzar la meta establecida por Naciones Unidas de lograr la erradicación plena de la MGF en 2030 que son menos conocidos. “Las mediadoras, activistas, asociaciones, comunidades y familias desempeñan un papel fundamental en la lucha que se está librando. Puede que estén más invisibilizadas, pero tienen mucha relevancia”, ha explicado María Idoia Ugarte Gurrutxaga, referente política del Grupo Estatal de MGF de Médicos del Mundo. “Es imprescindible –ha añadido- visibilizar la labor y el empeño de muchas personas y organizaciones que trabajan para construir un futuro libre de mutilación genital femenina”. 

Repercusiones para la salud

Las consecuencias de la MGF sobre la salud de las niñas y mujeres a corto plazo dependen de diversos factores, como el tipo de escisión o de las condiciones higiénicas, y van desde el dolor intenso, hemorragias, dificultades para orinar a infecciones, y también se puede producir el fallecimiento. Entre las secuelas a medio y largo plazo, están las complicaciones en el momento del parto (hemorragias obstétricas, prolongación del trabajo de parto, desgarros y mayor índice de cesáreas y episiotomías), los problemas menstruales, la afectación urinaria e infecciones, entre otras. Además, en los partos puede haber sufrimiento fetal según el tipo de corte y cómo haya afectado a la elasticidad de los tejidos.

Por otro lado, la ONG también ha apuntado a las principales consecuencias para la sexualidad como la disminución o ausencia de deseo erótico, el dolor o el vaginismo; mientras que las consecuencias psicosociales comprenden el miedo al rechazo de su grupo social o étnico si no se accede a la práctica de la MGF, la vergüenza o la culpabilidad, depresión, ansiedad y somatizaciones.

El papel esencial de las mediadoras y de la comunidad

Además de recordar las consecuencias para la salud y la sexualidad de la MGF, desde Médicos del Mundo se quiere visibilizar el papel de las mediadoras, activistas y asociaciones que son piezas clave en la lucha contra la mutilación genital femenina porque establecen relaciones de cercanía con las familias y las comunidades. Su trabajo tiene también muy buena acogida por parte de las y los profesionales sociosanitarios, lo que permite avanzar de manera conjunta hacia un abordaje de la salud con sensibilidad cultural y generar espacios de confianza dentro de la propia comunidad.

De cara a la prevención, para la ONG es imprescindible la participación de las mujeres y familias que proceden de países donde se practica la mutilación genital femenina con el fin de mejorar las intervenciones y conseguir un enfoque centrado en el respeto, el diálogo y en la no estigmatización de las culturas y prácticas tradicionales comunitarias.

Las demandas de Médicos del Mundo

La ONG apuesta por adaptar la atención a las mujeres supervivientes de esta práctica para que puedan encontrar el apoyo que necesitan, y defiende ampliar la asistencia integral -desde el apoyo psicológico a la terapia sexológica o la reconstrucción genital- para que estos tratamientos sean incluidos dentro de los servicios del sistema sanitario público en todas las comunidades autónomas.

“Necesitamos mayor voluntad política, más recursos económicos y más medidas de coordinación interinstitucional para mejorar la respuesta de las administraciones públicas frente esta realidad. La colaboración entre las instituciones públicas y la sociedad civil organizada es clave para acabar con la MGF y con todas las formas de violencia de género, desde la escucha a las supervivientes, mediadoras y activistas y colocando siempre sus derechos y su bienestar en el centro”, ha reclamado María Idoia Ugarte. 

El trabajo de Médicos del Mundo contra la MGF

Médicos del Mundo trabaja en España para prevenir la MGF desde 2001 y en la actualidad cuenta con proyectos preventivos en 10 comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad de Madrid, Euskadi, Extremadura y Navarra. En el último año, sus equipos han atendido a 715 mujeres de más de treinta países -principalmente, de Nigeria, Mali, Senegal, Gambia y Marruecos- y han realizado 552 mediaciones, 1579 intervenciones sociales, 755 educativas, 438 psicosocial y 167 de salud (exploración genital, informes clínicos de MGF y acciones preventivas y sanitarios). Además, cerca de 450 personas de comunidades afectadas por esta práctica participaron en sus talleres y se impartieron más de 50 formaciones a más de 1000 profesionales sociosanitarios.

Prevención en Mauritania

En el ámbito de la protección, Médicos del Mundo ha desarrollado el Protocolo de Atención Integral para Víctimas de Mutilación Genital Femenina, Complicaciones y Secuelas que ha sido validado por el Ministerio de Sanidad mauritano y está dirigido a todo el personal sanitario en contacto con niñas y mujeres que han sufrido o corren el riesgo de sufrir mutilación genital y con las comunidades donde persisten estas prácticas. Los objetivos de este protocolo son movilizar y equipar al sector sanitario para luchar contra esta práctica nociva para la salud y la vida de las mujeres y las niñas, y mejorar la calidad de los servicios sanitarios que responden a las necesidades prioritarias de quienes han sufrido mutilación genital.

La organización gestiona en Mauritania las unidades hospitalarias de las salas de maternidad que acogen a mujeres que han sido víctimas de diversos tipos de violencia de género, incluidos los efectos nocivos de la MGF. Abiertas 24 horas al día, 7 días a la semana, estas unidades ofrecen una atención "holística" gratuita, confidencial e integral, que incluye asistencia médica, jurídica, social y psicosocial. En el ámbito de la prevención, la ONG ofrece actividades de promoción comunitaria sobre diversos temas relativo a la violencia de género, incluida la MGF, a escolares, en mezquitas y centros de salud, entre otros ámbitos.

La intervención de la ONG sanitaria en Senegal

Médicos del Mundo trabaja desde 2019 en Kédougou, una región principalmente rural del sureste de Senegal con la tasa de prevalencia de la MGF más alta del país (pasó del 87% en 2016 al 91% en 2017). En enero de 2024 la organización ha iniciado un nuevo proyecto enfocado a contribuir a la reducción de la violencia de género contra las mujeres y las niñas en los distritos sanitarios de esta región.

Están previstas varias actividades como torneos deportivos para jóvenes y lecciones de vida en las escuelas relacionadas con la violencia de género y la mutilación genital femenina o el apoyo para prevenirla disuadiendo a las personas de las comunidades que se dedican a la práctica de la MGF.

Actos reivindicativos en torno al Día Internacional

Bajo el lema “Mutilación Genital Femenina: Hagamos visible lo invisible”, las sedes de Médicos del Mundo en las 10 autonomías citadas han organizado diversas actividades en torno al Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, como actos de calle, exposiciones fotográficas y mesas redondas

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín
chevron-down