ACNUR advierte sobre la apatía y la inacción ante el repunte del desplazamiento forzado

El año pasado, el desplazamiento forzado alcanzó niveles históricos en todo el mundo, según el principal informe estadístico de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, de 2024: Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado.

Por doce años consecutivos se han registrado incrementos en las cifras globales de desplazamiento forzado. El aumento más reciente, que eleva el número total de personas desplazadas por la fuerza a 120 millones, según datos de mayo de 2024, se debe tanto a las consecuencias de conflictos nuevos y existentes como a la incapacidad de resolver crisis prolongadas. En base a estos datos, si la población desplazada a nivel global fuera un país, sería el decimosegundo más grande del mundo (aproximadamente del tamaño de Japón).

Un factor que ha resultado determinante en el aumento de las cifras ha sido el devastador conflicto en Sudán: A finales de 2023, un total de 10,8 millones de personas sudanesas habían sido desplazadas. Además, millones de personas fueron desplazadas en Myanmar y en la República Democrática del Congo debido a violentos enfrentamientos que tuvieron lugar el año pasado. Asimismo, UNRWA estima que, a finales de 2023, alrededor de 1,7 millones de personas en la Franja de Gaza (el 75 por ciento de la población) fueron obligadas a desplazarse debido a catastróficos niveles de violencia, en su mayoría refugiados palestinos. De igual manera, Siria sigue siendo la mayor crisis de desplazamiento del mundo, con 13,8 millones de personas desplazadas por la fuerza dentro y fuera del país.

“Detrás de estas crudas cifras, que se mantienen al alza, se esconden innumerables tragedias humanas. El sufrimiento debe impulsar a la comunidad internacional a actuar con urgencia para abordar las causas del desplazamiento forzado”, declaró Filippo Grandi, Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Refugiados.

“Es momento de que las partes en conflicto respeten el derecho internacional y las leyes básicas de la guerra. La realidad es que, si no hay una mayor cooperación ni esfuerzos conjuntos para abordar los conflictos, las violaciones de los derechos humanos o la crisis climática, las cifras de desplazamiento seguirán aumentando, lo que traerá consigo más sufrimiento y costosas respuestas humanitarias”.

El aumento más pronunciado en las cifras de desplazamiento global se produjo entre las personas que huyen de conflictos y permanecen dentro de su país, que suman 68,3 millones, según datos del Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC). Esto supone un aumento de casi el 50 por ciento en cinco años.

El número de personas refugiadas y otras personas que necesitan protección internacional ascendió a 43,4 millones, considerando a quienes se encuentran bajo los mandatos de ACNUR y de UNRWA. Gran parte de la población refugiada ha sido acogida por los países más cercanos al suyo, y el 75 por ciento reside en países de renta baja o media que, en conjunto, producen menos del 20 por ciento de la renta mundial.

El informe mostró que, en todo el mundo, más de 5 millones de personas desplazadas internas y un millón de personas refugiadas retornaron a sus hogares en 2023; estas cifras muestran ciertos avances hacia soluciones a más largo plazo. Otro dato positivo es que las llegadas por reasentamiento sumaron casi 160.000 en 2023.

“Las personas refugiadas y las comunidades que las acogen necesitan solidaridad y una mano amiga. Todas ellas pueden contribuir a la sociedad, y en efecto lo hacen, cuando hay inclusión”, añadió Grandi. “Además, el año pasado millones de personas regresaron a sus hogares, lo que aviva la esperanza. Existen soluciones: hemos visto a países como Kenia liderar la inclusión de los refugiados, pero hace falta un compromiso real”.

El informe también ofrece un nuevo análisis sobre la crisis climática y señala cómo afecta cada vez más y de forma desproporcionada a las personas desplazadas por la fuerza.

Dados los inmensos retos a los que se enfrentan los 120 millones de personas desplazadas por la fuerza que se describen en el informe de Tendencias Globales, ACNUR se mantiene firme en su compromiso de ofrecer nuevos enfoques y soluciones para ayudar a las personas forzadas a huir de sus hogares, sin importar dónde se encuentren.

Datos de España – Protección internacional

2023

En cuanto a España, 163.000 personas solicitaron asilo en 2023 (un 37 % más que en 2022), de los que más del 80% procedían de América Latina, de países como Venezuela, Colombia, Perú u Honduras. Asimismo, a finales de 2023 España había concedido protección temporal a cerca de 195.000 refugiados de Ucrania. En torno a 200.000 solicitudes de protección internacional estaban pendientes de resolución a esa misma fecha.

2024

Entre enero y el 30 de abril de 2024, más de 56.000 personas habían solicitado asilo en España. Los principales países de origen son Venezuela, Colombia, Perú y Mali.

Informe Tendencias Globales 2023 de ACNUR - Principales datos

A finales de 2023, 117,3 millones de personas en todo el mundo estaban desplazadas forzosamente como resultado de persecución, conflicto, violencia, violaciones de derechos humanos o eventos que perturbaron gravemente el orden público.
• 43,4 millones de refugiados y otras personas con necesidad de protección internacional.
• 31,6 millones de refugiados bajo el mandato del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).
• 6 millones de refugiados palestinos bajo el mandato de la UNRWA (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo).
• 5,8 millones de otras personas con necesidad de protección internacional.
• 68,3 millones de personas desplazadas internamente.
• 6,9 millones de solicitantes de asilo.

Según estimaciones hasta mayo de 2024, más de 120 millones de personas están actualmente desplazadas por la fuerza.
Refugiados y otras personas necesitadas de protección internacional:
• Los países de ingresos bajos y medianos albergaron el 75 % de los refugiados y otras personas necesitadas de protección internacional en el mundo.
• Los países menos desarrollados proporcionaron asilo al 21 % del total.
• El 69 % de los refugiados y otras personas necesitadas de protección internacional vivían en países vecinos a sus países de origen.
• En relación con sus poblaciones nacionales, la isla de Aruba (1 de cada 5) y Líbano (1 de cada 6) albergaron el mayor número de refugiados y otras personas necesitadas de protección internacional, seguidos de Montenegro (1 de cada 9), Curaçao (1 de cada 13) y Jordania (1 de cada 16).
• Los solicitantes de asilo presentaron 3,6 millones de nuevas solicitudes. Estados Unidos fue el mayor receptor de nuevas solicitudes individuales (1,2 millones), seguido de Alemania (329.100), Egipto (183.100) y España (163.300).

Soluciones:
• 6,1 millones de personas desplazadas regresaron a sus áreas o países de origen en 2022, incluyendo 5,1 millones de personas desplazadas internamente y 1,1 millones de refugiados.
• 154.300 refugiados fueron reasentados en 2023, según estadísticas gubernamentales. ACNUR presentó 155.500 refugiados a los Estados para su reasentamiento.
• 32.200 personas apátridas tuvieron su nacionalidad confirmada o adquirieron la ciudadanía durante el año

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín
chevron-down