Las ONGD andaluzas ponen el cuerpo; la Junta de Andalucía, los recortes

Con los nuevos mayores presupuestos de la historia para la comunidad autónoma, la Junta de Andalucía recorta por enésima vez la Ayuda Oficial al Desarrollo para 2024. La AOD retrocede más de un 10% respecto a 2023, quedándose en un insignificante 0,04% de los presupuestos, y castigando especialmente a las ONGD, a las que se recorta un 18%. El anuncio, enmarcado en la aprobación del borrador de Ley de Presupuestos para 2024, se produce justo el día en el que los bombardeos israelís al campamento de Jabalia en Gaza han causado decenas de víctimas y la destrucción de proyectos con financiación de la AACID.

En la peor de las crisis humanitarias de la última década, a la Junta de Andalucía le sobran las ONG de Desarrollo. Al menos, todos sus pasos parecen encaminados a hacerlas desaparecer de la comunidad autónoma en una sangría económica que tuvo ayer su capítulo más reciente, con la aprobación en el Consejo de Gobierno del Parlamento del proyecto de Ley de Presupuestos para 2024.

Con un incremento de 1.149 millones respecto a las cuentas de 2023 (+2,5% si se compara con el año anterior), los presupuestos se convierten en “los más altos de la historia, con 46.753 millones de euros y una subida del 5,5% del gasto no financiero", tal y como presumía el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno.

A pesar de este incremento, la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) de la Junta de Andalucía vuelve a disminuir. El proyecto de Ley recoge un recorte al monto destinado a la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo de 2,17 millones de euros para 2024, pasando de 20.918.413 euros en 2023 a 18.750.080 en 2024, lo que implica un nuevo descenso superior al 10% en solo un año. Con esto, el porcentaje de la AOD andaluza para el próximo ejercicio quedaría en un irrisorio 0,04%.

Por situar la cifra en perspectiva, la AOD andaluza llegó a ser de casi 100 millones de euros en 2009, con un presupuesto que apenas alcanzaba el 50% del que tendrá la comunidad el próximo año. La convocatoria de ayudas a ONGD, el principal agente de la cooperación andaluza, sufre un descenso aún mayor que el recorte global a la AACID; en 2024 tendría 2,6 millones menos que este año (un retroceso de casi el 18%).

Resulta doloroso que, justo el día en el que los bombardeos israelís al campamento de Jabalia en Gaza han causado decenas de víctimas y la destrucción de proyectos con financiación de la AACID y otras administraciones públicas de España, la Junta de Andalucía da un paso más hacia la aniquilación de las ONGD en la comunidad. En Palestina, tras el terremoto de Marruecos, en tantas otras intervenciones humanitarias en las que participan, las organizaciones ponen el cuerpo y la Junta de Andalucía los recortes. El personal de las ONGD arriesga su vida por salvar la de otras personas, la Junta simplemente destruye su labor paso a paso.

La cooperación internacional es una política pública determinante en un contexto mundial de múltiples y complejas crisis. Responde directamente a las necesidades de las comunidades apoyadas por las ONG y está desvinculada de intereses económicos o geoestratégicos. El retroceso acumulado en Andalucía a lo largo de seis presupuestos del PP conlleva graves consecuencias sobre la vida de miles de personas.

Al Gobierno del PP se le acaban las excusas para lo que es un desprecio absoluto al sector. Tampoco parece sentir vergüenza ante la comparación con otras comunidades autónomas, como la del reciente Informe sobre la AOD autonómica 2023, que la situaba en el vagón de cola de España, a gran distancia de otras comunidades, con sólo un 0,05% de inversión. O con el propio Gobierno de España, que incrementó esta partida en 2023 en un 26%. 

El presente recorte anunciado en el proyecto de Ley de Presupuestos 2024 se desmarca además de los compromisos que señala la nueva Ley de Cooperación estatal, aprobada en febrero de este año, que por primera vez marca una senda clara e inexcusable para que los fondos destinados a la cooperación alcancen el histórico -y nunca cumplido- 0,7% de nuestra Renta Nacional Bruta antes de 2030.

Para el Gobierno de Juan Manuel Moreno, también son papel mojado que tirar a la basura el propio Estatuto de Autonomía de Andalucía (que define la cooperación y la solidaridad internacional como una seña de identidad de la comunidad), la Ley de Cooperación Andaluza o su Plan Director de la Cooperación. El actual PACODE, a punto de cerrar su vigencia, no ha cumplido en ninguno de los años del periodo 2020-2023 su pobre aspiración económica para la AOD: que crezca al menos en el mismo porcentaje en que lo hacen los presupuestos de la comunidad. En este momento la Junta de Andalucía se encuentra en proceso de elaboración del nuevo plan director. La pregunta que toca hacerse es: ¿para qué?

En este contexto, además, la Junta de Andalucía será la anfitriona del Encuentro de Comunidades Autónomas y Cooperación al Desarrollo: Team Europe y el rol de las CC.AA en la cooperación al desarrollo de la Unión Europea, que se celebra los días 14 y 15 de noviembre en Cádiz en el marco de la presidencia española de la Unión Europea. Cuesta pensar en un ejercicio de mayor cinismo que el papel del Gobierno andaluz al presidir un foro de referencia para la cooperación descentralizada europea.

Desde la Coordinadora Andaluza de ONGD seguiremos apostando por la defensa de los derechos humanos y la justicia social en nuestra comunidad y en los países con los que cooperan las organizaciones andaluzas, por representar la dignidad del pueblo andaluz frente al despropósito de su Gobierno.

Imagen: proyecto de acceso al agua potable de la Fundación Albihar en República Democrática del Congo.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín
chevron-down