Ayuda en Acción pide a las instituciones blindar el derecho a la educación para que ningún estudiante se quede atrás

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Tras el cierre de los centros educativos el pasado mes de marzo, 300 000 estudiantes de primaria y secundaria -1 de cada 10 en España- no tienen garantizado su derecho a una educación de calidad y en igualdad de condiciones. En Andalucía, el 25,6% de las familias no disponen de un ordenador y el 16,3% no cuentan con Internet en casa, unas cifras que son aún mayores en el caso de las que tienen menores ingresos. La brecha digital era ya una realidad antes de la llegada de la COVID-19, pero la emergencia sanitaria ha puesto de manifiesto las graves desigualdades de acceso a la educación online que existen entre los hogares con más y menos recursos. Ayuda en Acción, firme en su propósito de no dejar a nadie atrás en esta crisis, pide a las Instituciones que pongan en marcha medidas destinadas a blindar y garantizar el ejercicio de este derecho al alumnado más vulnerable.

“Esta crisis ha supuesto un antes y un después en nuestra forma de educar y ha evidenciado aún más la necesidad de revisar nuestro sistema educativo. Creemos que no se trata de cambiar el modelo de enseñanza y pasar de uno presencial a uno virtual, sino de aprovechar las ventajas que nos ofrece la educación a distancia y hacerla accesible a todos los estudiantes”, afirma Alberto Casado, director de Incidencia Política de Ayuda en Acción. “Dada la incertidumbre sobre el futuro más cercano, es más necesario que nunca que la Administración no se olvide del alumnado con más riesgo y vulnerabilidad y ponga en marcha medidas que se centren en preservar y proteger su acceso a la educación y su permanencia en el sistema educativo”, añade.

En palabras de José Manuel Román, delegado de Ayuda en Acción en Andalucía: “Si bien la Consejería de Educación ha anunciado recientemente que repartirá tabletas en entornos vulnerables podemos decir que todavía es insuficiente. La brecha o el apagón digital que viven muchas familias dispara las desigualdades y acrecienta la ruptura social. En el contexto en el que nos encontramos, es imposible ejercitar el derecho a la educación con un móvil que tiene datos limitados y ha de ser compartido entre varios hermanos. Es una durísima realidad que hace necesario replantearse y adaptar la educación para que nadie se quede atrás, en una respuesta que, además, debe ser integral”.

Para contribuir a ello, Ayuda en Acción ha elaborado un paquete de recomendaciones dirigidas a las distintas Administraciones competentes en la materia que abarcan tanto el periodo de emergencia como el de recuperación.

  • Garantizar el acceso a un modelo de educación a distancia, asegurando que todo el alumnado tenga las mismas oportunidades. Es necesario que se supere la brecha digital, proporcionando a familias y centros educativos la infraestructura necesaria a través de sistemas de préstamo y conectividad gratuita. Asimismo, se ha de facilitar la formación en competencias TIC tanto al alumnado y sus familias, como a los docentes.
  • Proteger y mitigar los efectos de la pandemia para que ningún niño o niña quede atrás revisando los parámetros de superación de curso, evitando la repetición mediante el refuerzo escolar individualizado y asegurando que las medidas de continuidad educativa no olviden a la población escolar más vulnerable. También se ha de proporcionar refuerzo escolar durante el verano y reforzar los sistemas de protección contra la violencia infantil.
  • Diseño y puesta en marcha de planes de prevención de cara al inicio de curso. La vuelta al cole ha de ir acompañada de un plan que recoja la incorporación progresiva a los centros educativos, con pautas y medidas de seguridad, y que incluya las que se tomarán en el caso de que una situación similar se repita. Además, se ha de complementar la formación del alumnado con programas de educación básica en salud y desarrollar campañas de prevención contra el estigma. Y, dada la incertidumbre sobre la situación en la que se encontrarán los centros y las familias al inicio el curso, se ha de asegurar el apoyo continuado y de forma individualizada a todo el alumnado.

Ayuda en Acción frente a la brecha digital

Desde el inicio de la pandemia, Ayuda en Acción, en coordinación con cerca de un centenar de centros educativos que participan en el programa Aquí También, está tratando de dar respuesta a las necesidades de alimentación saludable y conectividad de más de 2 000 familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad en España y que han visto agravada su situación desde el inicio de la pandemia. En Andalucía, se han distribuido hasta el momento un total de 480 ayudas familias de Granada, Málaga y Sevilla para abordar ambas problemáticas.

En el caso de la brecha digital, gracias a la alianza con empresas y a las aportaciones de socios, socias y donantes que han apoyado la campaña Frente al COVID19, #SomosAyuda, la ONG, en coordinación con la administración -fundamentalmente a través de los centros educativos con los que trabaja-, ya ha proporcionado conexión a Internet y equipos informáticos a más de 1 000 familias en riesgo de pobreza y exclusión social; de las cuales, cerca de 300 son andaluzas. Y pretende llegar a un total de 2 200 hogares para que los niños y niñas puedan podrán continuar con su proceso de aprendizaje, acceder a un ocio de calidad en igualdad de condiciones y mitigar su aislamiento social.