La Unión Europea podría estar incumpliendo normas internacionales con su financiación para la 'Europa fortaleza'

La Unión Europea podría estar incumpliendo las normas internacionales y comunitarias sobre ayuda al desarrollo al estar utilizando estos fondos para frenar la migración. Lo revela el nuevo informe de Oxfam, Del desarrollo a la disuasión, (resumen ejecutivo disponible en castellano) que arroja luz sobre cómo la UE usa su presupuesto de ayuda al desarrollo para externalizar el control de la migración a países de África. El informe revela que 6 de las 16 actividades identificadas por Oxfam dedicadas a cuestiones migratorias en Níger, Libia y Túnez infringen potencialmente las normas sobre la ayuda al desarrollo. Estas 6 actividades suman un total de 667 millones de euros, y los fondos totales analizados ascienden aproximadamente a 1.000 millones de euros.

El informe evidencia la estrategia de la Unión Europea de dedicar fondos de ayuda al desarrollo a frenar la llegada de personas migrantes en lugar de promover el desarrollo del país y erradicar la pobreza. La UE destina cada vez más dinero del presupuesto de desarrollo a actividades que obstaculizan la migración y plantean riesgos potenciales para los derechos humanos, en lugar de promover vías para una migración segura y regular y de potenciar el crecimiento económico a través de la migración.

En Níger, la UE destina una parte desproporcionada de los fondos de desarrollo destinados a cuestiones migratorias a frenar la llegada de personas a Europa y a controlar las fronteras del país. Sólo una de las ocho actividades analizadas en el país apoya la migración segura y regular. En Libia, ninguna de las ayudas destinadas a cuestiones migratorias se canaliza hacia el fomento de una migración segura y regular hacia la UE.

Esta práctica corre el riesgo de infringir tanto las normas internacionales como las de la Unión Europea. La OCDE, organización supervisora de las normas internacionales sobre la ayuda al desarrollo, define la ayuda al desarrollo como "la promoción del desarrollo económico y el bienestar de los países en desarrollo" y afirma que "las actividades que desatienden los derechos de las personas desplazadas y migrantes no pueden considerarse ayuda al desarrollo". Las propias normas de la UE establecen que la ayuda al desarrollo de la UE tiene como objetivo lograr "la reducción y, a largo plazo, la erradicación de la pobreza".

Cristina Fernández-Durán, experta en asuntos migratorios de Oxfam Intermón: "Los fondos europeos al desarrollo se están utilizando para detener la migración en lugar de para lo que están pensados: detener la pobreza. La UE corre el riesgo de saquear su presupuesto de ayuda para construir la Europa Fortaleza mientras chantajea a países de fuera de Europa para que asuman sus responsabilidades en materia de asilo y migración."

"El presupuesto europeo de ayuda al desarrollo es ya de por sí escaso. Pero la UE destina cada vez más parte de este dinero a frenar la llegada de migrantes, con el fin de continuar construyendo la Europa Fortaleza", explica Fernández-Durán.

En algunos casos, la Unión Europea usa estos fondos para rectificar los problemas que ella misma causa. La UE participa en la compra de embarcaciones y formación para los guardacostas libios, encargados de interceptar a las personas migrantes en el mar y devolverlas a Libia, país tristemente conocido por violar los derechos de los migrantes. Después, la UE utiliza sus fondos de ayuda al desarrollo para evacuar a las personas migrantes de Libia debido a las deplorables condiciones en las que el país las retiene. La UE también destina estos fondos a los guardacostas tunecinos. Y eso pese a las documentadas violaciones de derechos humanos por parte de las autoridades del país.

Anissa Thabet, Coordinadora de Movilidad Humana de Oxfam Norte de África: "Mientras la pobreza y la desigualdad aumentan en Túnez, la Unión Europea mira para otro lado, cerrando acuerdos que anteponen las preocupaciones migratorias de la UE al desarrollo económico del país. La UE debe ampliar el abanico de rutas regulares y seguras y garantizar que los fondos al desarrollo se utilizan para acabar con la pobreza, no para externalizar las fronteras de Europa".

En Níger, la presión europea para criminalizar el tráfico de personas y detener a los migrantes ha obligado a más personas a optar por peligrosas rutas migratorias clandestinas. Informes de la ONU indican que las autoridades de la región desértica entre Níger y Libia son responsables de más del 60 por ciento de los abusos físicos contra mujeres migrantes. Pero a pesar de este pésimo historial en materia de derechos humanos, la UE está destinando fondos de ayuda al desarrollo a estas autoridades.”

Konate Papa Sosthène, Director de Oxfam Níger: "Las políticas de la Unión Europea en Níger están provocando una crisis humanitaria en la frontera con Argelia. En lugar de reducir la pobreza, los fondos al desarrollo se están desviando para frenar a las personas que quieren llegar a Europa. Mientras tanto, la ayuda exterior a Níger apenas roza la superficie, con 4 de cada 10 personas en la pobreza extrema en 2021".

Este informe también pone de relieve la falta de transparencia y de rendición de cuentas del gasto en desarrollo y migración de la Unión Europea. El acceso a la información pública que debería detallar cómo se gastan estos fondos es limitado. Además, hay términos fundamentales sin una definición clara. Por ejemplo, tres de las actividades examinadas en Níger se refieren a la "gestión de la migración", pero no hay una explicación concreta sobre lo que implica este término.

"En lo que respecta a la migración, en muchos casos no sabemos cómo se utilizan realmente unos fondos que pagan los contribuyentes europeos, sobre todo teniendo en cuenta que ya estamos a mitad del ciclo presupuestario. El Parlamento Europeo debería tener acceso a esta información y garantizar que cada euro del presupuesto de desarrollo de la UE se gasta correctamente", explica Cristina Fernández-Durán.

“La Unión Europea, incapaz de ponerse de acuerdo sobre cómo gestionar la migración dentro de Europa, está usando fondos al desarrollo para impedir que la gente llegue a sus fronteras. En lugar de eso, la UE debe abrir vías seguras para las personas que quieran llegar a Europa y utilizar esos fondos con el fin que les corresponde: acabar con la pobreza”, concluye Fernández-Durán.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín
chevron-down