Presupuestos Generales del Estado 2019: insuficiente en cooperación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

España se estanca en la cola de Europa, rehuyendo sus compromisos internacionales

  • El anunciado incremento de 109 millones para Cooperación inicia una débil recuperación, aunque claramente insuficiente tras años de enorme debilitamiento y muy lejos de la ruta para cumplir con el compromiso del gobierno de alcanzar el 0,4% de la RNB para final de la legislatura.
  • Esta subida supone en torno a un 5% de incremento en los fondos con respecto al año pasado. Con este ritmo de crecimiento necesitaríamos 25 años para llegar al compromiso del 0,7%.
  • Casi el 70% de ese aumento irá destinado al Fondo del Agua y al FONPRODE; fondos con baja capacidad de ejecución y con partidas supuestamente reembolsables. En contraste, las partidas que más contribuyen al desarrollo se mantienen prácticamente estancadas.
  • El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación (MAUC), principal responsable de la política de Cooperación, se mantiene muy alejado del protagonismo que le corresponde.
  • Se observa una leve recuperación de la Acción Humanitaria, lo que supone un gesto positivo.
  • Las partidas destinadas a las Organizaciones Sociales no aumentan y se seguirán financiando mayoritariamente a través de la contribución ciudadana a través de la casilla de fines sociales.
  • Con las cifras planteadas, España no va a salir de la zona de excepción en el marco de la Unión Europea, donde seguimos ocupando el vagón de cola.
  • En un contexto nacional e internacional en el que se debilitan las políticas sociales y crecen los discursos del odio, la Cooperación y su trabajo en educación ciudadana es más necesaria que nunca.
  • Aunque se trata de unos presupuestos que recuperan partidas sociales, esta recuperación se olvida de la Cooperación para el Desarrollo.

Débil compromiso y omisión de responsabilidades

Tras analizar las cifras de los Presupuestos Generales del Estado, podemos afirmar que el gobierno no asume la recuperación de la Política de Cooperación. Veamos dónde ponen el foco esos 109 millones de euros: 70 de ellos recaen en el Fondo del Agua y en el FONPRODE. Si observamos cómo han venido funcionando estos fondos, esta decisión nos genera ciertas inquietudes: ¿serán ejecutados esos fondos en su totalidad o, como viene siendo habitual, servirán simplemente para engordar el presupuesto?; por otra parte, nos preguntamos si parte de esos fondos será donación – ya que normalmente se trata de partidas de cooperación rembolsable que aumentan la deuda externa de los países receptores y no siempre contribuyen de una manera eficaz al desarrollo.

Una de las cuestiones que más sorprende es que el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAUC), principal responsable de la política de Cooperación, no recupere su protagonismo. En 2011, el MAUC manejaba el 57% de los fondos de cooperación; con estos presupuestos no llega ni al 25%. Las partidas gestionadas por las ONG se mantienen igual; lo que supone olvidar a organizaciones que contribuyen de manera efectiva a la mejora de las condiciones de vida de millones de personas en todo el mundo.

La pincelada positiva viene de la mano de la Acción Humanitaria, que aumenta unos 20 millones de euros. Teniendo en cuenta que había sufrido un recorte acumulado de casi el 90%, este esfuerzo de subida se valora positivamente.

Decisiones que dejan atrás las declaraciones

La débil posición del gobierno con respecto a esta política sorprende cuando se contrasta con las declaraciones del presidente del gobierno quien, tanto en Naciones Unidas como en el Congreso, ha manifestado su compromiso de “fortalecer y recuperar la política de cooperación al desarrollo como un elemento definitorio de la política exterior”. Los fondos presentados hacen dudar de que la cooperación pueda asumir ese papel “definitorio” del que hablaba Pedro Sánchez. No apostar firmemente por la Cooperación pone en riesgo los objetivos del gobierno de proyección internacional y cumplimiento de la Agenda 2030.

Una cooperación que responda a los retos actuales

Como hemos exigido, de manera reiterada, la Cooperación exige estar a la altura de los desafíos que enfrentamos como humanidad y eso pasa necesariamente por:

  • Aumentar hasta el 0,4% de la RNB los fondos destinados a Cooperación hasta el final de la legislatura; tal como se comprometieron todos los partidos políticos en la PNL (161/002620)
  • Fortalecer los principales actores e instrumentos de esta política, de manera que se garantice que los fondos destinados contribuyen de manera efectiva a la mejora de la vida de las personas.
  • Impulsar políticas coherentes con los derechos humanos, la justicia, la lucha contra la pobreza y la desigualdad, y la protección del medio ambiente.

Próximo análisis más detallado

Un año más, el gobierno ha incumplido su obligación de aportar junto a los Presupuestos el Informe de Ayuda Oficial al Desarrollo de la Administración General del Estado. Un documento que, como viene siendo costumbre, aún se hará esperar. Una vez lo tengamos, elaboraremos un informe detallado sobre los fondos y la tendencia general de la política de Cooperación.