Más de la mitad de la AOD española en 2016 no se destinó a generar desarrollo en países pobres

En portada

Más de un 54 por ciento de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en 2016 fue “ayuda inflada”, es decir, relacionada con gastos en áreas que no contribuyen a generar desarrollo en los países en desarrollo (como asistencia a refugiados dentro de la UE, condonación de deudas y reembolso de intereses de préstamos concesionales e intereses futuros de deudas canceladas), según revela el informe AidWatch 2017 ‘La AOD europea al descubierto’, elaborado por la Confederación Europea de ONG de Desarrollo y Acción Humanitaria (CONCORD).

El estudio ha sido presentado este martes 30 de enero en la Biblioteca Eugenio Trías, en la Casa de Fieras de El Retiro, en un acto organizado por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo. En el acto participaron Jorge Serrano, coordinador del informe; Marco Gordillo, vocal de Incidencia Política de la Coordinadora; Teresa Cavero, investigadora del Centro de Investigación y Estudios sobre Coherencia y Desarrollo (CIECODE); Natalia Millán, investigadora de la Red Española de Estudios del Desarrollo; y Chema Vera, director de Oxfam-Intermón.

Este evento se ha realizado en un momento crucial para la Cooperación española. Se está debatiendo el V Plan Director que marcará las líneas y objetivos de este sector durante los próximos cuatro años. El documento elaborado por el Gobierno no cuenta, entre otras carencias, con un marco presupuestario ni establece una hoja de ruta para alcanzar el 0,4% de AOD genuina en esta legislatura.

De los datos se desprende que, tras una tendencia a la baja que ha durado seis años, con una reducción de la AOD de un 73 por ciento entre 2009 y 2015 (alcanzando su mínimo histórico en 2015 con un 0,13 por ciento) la ayuda española aumentó “bruscamente” en 2016, alcanzando los casi 3.700 millones de euros, lo que supone el 0,33 por ciento de la Renta Nacional Bruta.

Si bien, los autores del estudio advierten de que este aumento se debió a una única operación de condonación de deuda externa con Cuba, por valor de 1.900 millones de euros. Así, indican que el contexto general sigue siendo “preocupante”. Sin dicho suflé cubano, la AOD española se hubiera situado en los 1.700 millones de euros, apenas un 0,16 por ciento de la RNB. Además, añaden que la AOD española sigue lejos de la media de la UE15 (0,51 por ciento) y de la meta del 0,7 por ciento.

A nivel de la UE, el informe pone de relieve que más de la mitad de los incrementos en la AOD que los gobiernos de la UE han realizado durante los dos últimos años están relacionados con gastos en áreas que no contribuyen a generar desarrollo en los países socios (principalmente, gastos de refugiados en los propios países donantes y condonación de deuda externa). Esta “ayuda inflada” representa el 20 por ciento del total de ayuda al desarrollo ejecutada por los 28 Estados miembros (UE28) en 2016.

75 460 MILLONES DE EUROS EN AOD

Así, aunque del estudio se desprende que la UE junto con sus Estados miembros se mantuvieron en 2016 como el mayor donante de desarrollo del mundo, encadenando cinco años consecutivos de incremento de su AOD total (en 2016 ejecutaron 75.460 millones de euros en AOD, con 10 países incrementando su ayuda total en más de un 25), los autores avisan de que estas cifras deben ponerse “en perspectiva”.

“Las contribuciones al desarrollo de los gobiernos de la UE todavía están lejos de su compromiso colectivo de alcanzar el 0,7 por ciento de su renta nacional bruta (RNB)”, añaden. Además, señalan que entre 2015 y 2016 la UE y sus Estados miembros han incrementado en un 43 por ciento la ayuda inflada o no genuina.

Según el resumen ejecutivo del informe, “2016 fue un año convulso, con acontecimientos políticos cuyos impactos alcanzaron al presupuesto y las políticas de cooperación al desarrollo de la Unión Europea”.

En concreto, los autores se refieren al “creciente número de ataques terroristas” en Europa que “ha generado una atmósfera de miedo y amenaza”; al Brexit, que “ha tambaleado los cimientos del proyecto europeo”; a la “respuesta fallida” en la acogida de refugiados y la crisis humanitaria en el Mediterráneo; y a la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, que “ha inaugurado una nueva época de unilateralismo estadounidense”.

En este contexto, según precisan, el desarrollo internacional y el sistema de ayuda están “bajo mayor presión que nunca” y advierten de que “sin un fuerte liderazgo en el contexto global será imposible cumplir con los objetivos que plantea la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”.

ENFOCARSE EN ERRADICAR LA POBREZA

En este sentido, CONCORD hace un llamamiento a la UE y a los Estados miembros para que “aseguren que la AOD sigue enfocada en la erradicación de la pobreza en los países en desarrollo a través de una ayuda genuina” y se “abstengan de usar la AOD para sufragar los gastos domésticos de acogida de refugiados”.

En concreto, a España le recomiendan: abrir un profundo diálogo político que permita llevar a cabo las reformas políticas e institucionales necesarias para la implementación de la Agenda 2030; presentar una hoja de ruta creíble para el incremento de la AOD hasta, al menos, un 0,40 por ciento de la RNB en 2020; y asignar nuevos fondos adicionales para los costes de refugiados dentro de España y no incluirlos como AOD.

También sugieren retomar las negociaciones para acordar un nuevo Marco Estratégico para las ONG, en el que se reconozcan los diversos roles de las organizaciones de la sociedad civil, incluida la cuestión de la asignación de recursos.