La Coordinadora se solidariza con el pueblo de Nicaragua y exige al Gobierno el cese de la represión y el respeto a los derechos humanos

En portada

La Coordinadora Andaluza de ONGD se suma al comunicado de la la Coordinadora de Organizaciones de Cooperación para el Desarrollo- España, y se solidariza con la familia de las víctimas y condena la violencia gubernamental ejercida desde el pasado miércoles en Nicaragua contra las protestas ciudadanas. Manifestaciones que, desde sus inicios, han estado lideradas por jóvenes. Estas comenzaron para exigir la derogación de la reforma de la Seguridad Social, pero a día a hoy exigen mayor democracia, el regreso a un Estado de derecho y la no violación de los derechos humanos.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ha confirmado la muerte de al menos 25 personas, la mayor parte de ellas estudiantes, asesinadas durante las protestas principalmente por disparo de balas. Esta organización también denuncia la desaparición de 43 personas y la existencia de un número indeterminado de detenidos, cuya cifra exacta y paradero se desconoce.

Al menos dos medios de comunicación – los canales 100% Noticias y Canal 51- han sido censurados, una emisora, Radio Darío, de León, ha sido quemada, y un periodista ha muerto de un balazo en la cabeza mientras realizaba su trabajo en Bluefields. Varios líderes locales afirmaron al CENIDH  que fue la policía quien realizó el disparo.

Demandamos al Gobierno español y al resto de nuestros representantes políticos que intercedan ante el Ejecutivo nicaragüense para que ponga fin a la represión y busque vías de diálogo para solucionar el conflicto.

El  Gobierno de Nicaragua ha de:

  • Respetar los derechos humanos, la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a manifestarse de forma pacífica.
  •   Llevar a cabo investigaciones que permitan clarificar las responsabilidades de las muertes, detenciones y desapariciones
  •   Asegurar la integridad física de la ciudadanía
  •   Acabar con la impunidad de los grupos de simpatizantes del gobierno que actúan con violencia atacando a manifestantes pacíficos.
  •   Convocar de urgencia a un diálogo nacional amplio que incluya a todos los actores de la sociedad civil, incluidos los jóvenes que iniciaron las protestas.

Damos difusión también al comunicado conjunto de organizaciones de la sociedad civil nicaragüense:

Organizaciones de Sociedad Civil acompañarán demandas ciudadanas de Justicia y refundación institucional

La Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabaja con Niñez y Adolescencia (Codeni), la Federación de Organismos No Gubernamentales de Nicaragua (FONG), el Grupo Cocibolca, el Movimiento de Mujeres Segovianas, la Red de Mujeres contra la Violencia y Red Local (todos espacios de articulación de sociedad civil constituidos por más de 100 organizaciones con presencia de toda Nicaragua) nos pronunciamos ante la profunda crisis que vive el país producto de la represión desatada desde el 19 de abril en contra de la población en general, principalmente en contra de la juventud, dejando el doloroso e irreparable saldo de 42 personas muertas, al menos 15 desaparecidas y más de 160 personas heridas por armas de fuego (cifras no definitivas), según los últimos datos a esta fecha de las organizaciones nacionales de Derechos Humanos.

Responsabilizamos de esta sangrienta masacre al Gobierno, la Policía Nacional y las fuerzas de choque progubernamentales, y nos solidarizamos con las familias de las víctimas.

Rendimos honor a la valentía del pueblo nicaragüense que se ha expresado con civismo al movilizarse pacíficamente en todo el país en marchas, plantones y expresando su condena pública a través de medios de comunicación y redes sociales.

Ante el clamor popular de encontrar vías cívicas para resolver esta crisis y en vísperas de un diálogo nacional, las redes y los movimientos de sociedad civil que suscribimos este pronunciamiento, consideramos que deben crearse las condiciones
previas que sin estas es imposible un acuerdo de Nación:

? Respaldamos las demandas de los diversos sectores que llaman AL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS, en especial a los Derechos y Garantías Constitucionales de los y las nicaragüenses a la protesta cívica; al cese inmediato de la represión y la persecución; cese de la amenaza y hostigamiento a quienes participan en protestas, a las mujeres, las juventudes y los liderazgos sociales en los municipios; cese a los actos de coerción en los barrios y las comunidades, y a los despidos en las instituciones públicas a quienes se negaron a participar como grupos de presión del gobierno; demandamos la liberación de presos/as políticas; aclarar la desaparición de personas, ya sea que estén vivas o muertas; y el desarme y la disolución inmediata de los grupos de choques progubernamentales.

Una vez garantizadas estas condiciones previas:

? Exigimos la conformación de una VERDADERA Comisión de la Verdad, creíble y legítima, que investigue las violaciones a los Derechos Humanos, y que sea conformada por personas seleccionadas a partir de una amplia consulta nacional, además de contar con el respaldo de organizaciones internacionales de Derechos Humanos.

? Demandamos la destitución inmediata, la captura y el enjuiciamiento de la cadena de mando de la Policía Nacional por la masacre y haber sido cómplices de las fuerzas de choque progubernamentales, a quienes también exigimos la aplicación de la Ley, proscribiéndolos por siempre de nuestro país. La simple renuncia no será aceptada como mecanismo para evadir la justicia.

? Llamamos a las organizaciones de sociedad civil en cada municipio a acompañar a la ciudadanía en sus demandas de justicia, paz y refundación de las instituciones en el país.

? Demandamos un diálogo plural, inclusivo, que brinde igualdad de condiciones y representación de los diferentes actores en la negociación. Para esto es fundamental declarar públicamente quién decide y cuáles son los criterios para seleccionar a quiénes participarán en el dialogo e informar públicamente la ruta clara del mismo. En este sentido, el Diálogo debe ser abierto y público, garantizando el acceso a todos los medios de comunicación, en tanto su función será informar a todo el pueblo nicaragüense como garante.

No será un diálogo nacional sin la presencia de las juventudes y los grupos estudiantiles autoconvocados, los movimientos ambientalistas, los movimientos sociales, los pueblos originarios y afrodescendientes, todas expresiones sociales espontáneas y creíbles que valientemente han pujado durante años por una agenda nacional desde sus reivindicaciones.

Convocamos a la ciudadanía y a sus diferentes expresiones organizadas a que mantengamos una permanente movilización pacífica, a denunciar los atropellos, a demandar la no impunidad, a ser sujetos/as activo/as en esta crisis. El diálogo sólo será efectivo si la ciudadanía continúa demandando las verdaderas transformaciones sociales, políticas y económicas que requiere el país. Nos sumamos a la protesta cívica permanente en toda Nicaragua.