Ante la cumbre mundial del clima de Dubái 2023 - Mesa del Clima de Granada

En el inicio de la Conferencia mundial nº 28 sobre Cambio Climático, a celebrar en Dubái entre el 30 de noviembre y el 12 de diciembre, la Mesa por el Clima de Granada se une a las peticiones que se alzan desde todo el mundo, exigiendo compromisos ambiciosos que mantengan la temperatura media del planeta por debajo de 1,5ºC (según se marcó en París) con acuerdos vinculantes que involucren a todos los Estados presentes.

La crisis climática es ya una realidad, como lo apreciamos por la prolongación del verano (40 días), las olas de calor (que dejan tras ellas alrededor de 2.000 fallecidos en cada episodio), tormentas y temporales (como consecuencia de la mayor temperatura superficial del agua del mar), incendios forestales severos, sequías prolongadas, etc. Sin embargo, se debe continuar trabajando por contenerlo, pues no es indiferente que la temperatura ascienda 1,2ºC (como en la actualidad) a que lo haga 2ºC o más, en cuyo caso los efectos serían mucho más graves. En este desafío, todas las instituciones deben actuar con determinación.

Los gobiernos y las instituciones internacionales deben disponer de Planes de Transición Ecológica que apuesten por la descarbonización en favor de una aplicación racional de las energías renovables. Las empresas pueden incorporar programas de economía circular, como el resto de los sectores productivos. La agricultura y la ganadería deben modificarse sustancialmente con técnicas de conservación, acompañando a un cambio de hábitos alimentarios. Y los Ayuntamientos tienen en sus manos importantes medidas como la reducción y pacificación del tráfico (tan primordial en Granada), la eficiencia energética de los edificios o la renaturalización de la ciudad, pues no sólo hay que reducir las emisiones sino promover los sumideros de los contaminantes y disponer de planes de adaptación.

El ciudadano consciente puede también acompañar las medidas institucionales con buenas prácticas, como el ahorro y eficiencia en sus domicilios, la incorporación a comunidades energéticas o cooperativas de energías renovables, además de optar por una movilidad sostenible y una alimentación saludable. Reducir el consumo, especialmente en estas fechas, es una recomendación necesaria dando siempre una segunda vida a los bienes antes de su reciclaje.

Aún estamos a tiempo para que la crisis climática no se desboque, a condición de actuar coordinadamente y con determinación. Ante las tibiezas de los gobiernos, la sociedad civil debe jugar un papel activo vigilando, proponiendo y movilizando, pues nos va en ello la supervivencia del planeta. Aunque estamos a tiempo, no nos queda mucho, de ahí la llamada frente a esta nueva Cumbre para que instituciones, representantes políticos y ciudadanía estén a la altura que les corresponde frente a este importante desafío.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
DE LA COORDINADORA

Suscripción al boletín
chevron-down