Así lucharán los principales partidos contra la desigualdad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp


España ocupa el cuarto lugar en la lista de países más inequitativos de la UE y 9,9 millones de españoles viven por debajo del umbral de la pobreza. Los responsables de economía de PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos debaten sobre cómo revertir esta situación

Isabel Calvo es auxiliar de asistencia a domicilio en el sistema de atención a la dependencia. Gana 733 euros al mes por trabajar 30 horas semanales en una subcontrata. “Mi trabajo es invisible y precario. No llegamos a fin de mes con los sueldos que tenemos”, afirma frente a los representantes políticos de los principales políticos que debatirán justo después en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, sobre cómo reducir la desigualdad. Ella es una de los 9,9 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza en España, de los que 2,3 millones son niños, según Eurostat. “Es imprescindible garantizar que todos tengamos suficientes ingresos para vivir, y que si no conseguimos un trabajo, sea el Estado el que lo haga”, se dirige la mujer a los responsables de economía de PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos.

¿Qué proponen los representantes políticos para responder a las demandas de Calvo? Esta es la pregunta a la que han respondido en una charla, también con expertos en la materia, organizada por Oxfam Intermón este martes. Para Chema Vera, director de la ONG, es fundamental que los partidos incluyan en sus programas electorales una hoja de ruta contra la desigualdad para los próximos 10 años, que es lo que en su opinión puede llevar alcanzar el número 10 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Lo que según la propuesta de la organización se conseguiría cuando el 40% de la población más pobre tuviera la misma riqueza que el 10% más rico. España parte de una situación crítica pues la crisis económica afectó desproporcionadamente a las rentas más bajas, lo que aún hoy, mantiene al país en el cuarto puesto de países más desiguales de la Unión Europea, tras Bulgaria, Lituania y Letonia.

Han coincidido los participantes en la necesidad de atajar este problema. Para ello han centrado sus discursos en el papel de la creación de empleo y asegurar unos ingresos mínimos para revertir la pobreza, así como los permisos de paternidad y la educación de cero a tres años para reducir la brecha de género. En el cómo, cuándo y cuánto es donde surgen las diferencias.

Creación de empleo

Manuel Escudero, del PSOE, ha defendido la reciente subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales como una de las herramientas para reducir la desigualdad. “La ecuación de que la creación de empleo la reduce es falsa, porque si los salarios son de miseria y quedan por debajo de los mínimos, no se resuelve el problema. Que es lo que ha estado pasando en este país”, ha anotado. Justo esa fórmula es la que ha propuesto el candidato del PP, Alberto Nadal. “La base para acabar con la desigualdad es la creación de empleo, que está en el centro del programa del Partido Popular. Creación de empleo y reducción de inequidad son sinónimos”, ha afirmado. Y ha advertido de los riesgos de “dar saltos demasiado grandes” en la subida del salario mínimo pues, en su opinión, puede significar la destrucción de puestos de trabajo.

En su turno de palabra, Ignacio Álvarez, de Podemos, ha rebatido las afirmaciones de Nadal. “El 15% de trabajadores son pobres, viven por debajo del umbral de la pobreza. No hay que tener de partida un mercado que genere tantas desigualdades, pero como el que tenemos es el que es, hay que tomar medidas de protección social que es escasa, limitada y distribuida de forma desigual entre comunidades autónomas”, ha dicho. “La pobreza laboral es muy grave”, ha analizado el diagnóstico Antonio Roldán, de Ciudadanos. “Hay diferentes respuestas y hay que debatirlas todas. El Gobierno de Sánchez ha optado por subir el salario mínimo interprofesional. Esto sirve para las personas que tienen empleo, y puede suponer que otros lo pierdan”, ha asegurado. Su propuesta: “El complemento salarial e impuestos negativos, que por debajo de cierto umbral de 15.000 o 17.000 euros, en vez de pagar impuestos, los recibes a través de un ingreso del Estado”.

Reducción de la temporalidad

En torno a la cuestión de la precariedad laboral, además de la garantía de un salario digno, como reclamaba Calvo, los participantes también han apuntado la necesidad de reducir e incluso acabar con la temporalidad en el mercado de trabajo. Frente a la propuesta de contrato único, con una indemnización de 20 días por año trabajado en caso de despido que propone Ciudadanos, el representante del PSOE ha defendido una revisión de las causas de la temporalidad y más controles para evitar que se formalicen contratos temporales sin justificación. “Con el contrato único, lo que entra por la puerta sale por la ventana. Se flexibiliza el despido, es decir, se precariza el contrato indefinido”, ha argumentado.

De prosperar la propuesta de Ciudadanos, la indemnización por despido de los nuevos contratados de forma indefinida sería inferior a la actual. Podemos propone, sin embargo, convertir los temporales en indefinidos, subir las indemnizaciones de los contratos temporales que queden a 33 días por año y endurecer la causalidad. “No hay ningún motivo para que exista un contrato temporal de menos de un mes”, ha agregado.

Renta mínima

Tener un trabajo ya no es garantía de salir de la pobreza. No tenerlo durante mucho supone depender de las ayudas para sobrevivir. ¿Es una renta mínima universal una solución? Para Ciudadanos, no. “Tiene dos problemas básicos: de incentivos, que gente que trabajaría, no lo hace, y otro de financiación”, ha justificado Roldán. Por su parte, Podemos ha calculado que por hogar unipersonal tiene que haber 600 euros de ingresos. Álvarez ha explicado así su propuesta: “Aquellos que carecen de trabajo, reciben este ingreso, y una ayuda que complemente hasta 900 euros cuando se encuentra un trabajo, para que la pérdida de la ayuda no sea inmediata. Esto tiene un coste, un punto del PIB en este momento”.

Desigualdad de género

Para reducir la desigualdad de género en el acceso al mercado de trabajo y en los salarios, todos los partidos han apuntado como herramientas fundamentales los permisos de paternidad y la educación de cero a tres años. PP y Ciudadanos han hablado de igualar progresivamente los permisos de paternidad y maternidad según marche la economía. Podemos le ha puesto número a su promesa: aumentar ambos hasta las 24 semanas. “Para el final de la legislatura”, ha puntualizado Álvarez, quien ha coincidido con el político socialista en sugerir que la educación de cero a tres años debe ser universal y garantizada. El representante de la formación naranja ha hablado de “universalizar” la educación en esta etapa de la vida con cheques bebé, sin dar detalles de la cuantía o la fórmula para hacer llegar el dinero a las familias. El representante del Partido Popular, que ya acordó con Ciudadanos en los Presupuestos Generales de 2018 una ayuda vía devolución fiscal de 1.000 euros por hijo a cargo, ha anunciado que aumentará esta cantidad a 2.000 euros.

Fuente: Planeta Futuro – Alejandra Agudo