La Cooperación Sur-Sur consolida su liderazgo y se convierte en herramienta clave para los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Noticias

La Cooperación Sur-Sur Bilateral, aquella en la cual los países son tanto receptores como oferentes de cooperación, sumó casi 900 iniciativas (552 proyectos y 333 acciones) en Iberoamérica en 2014. Argentina, Brasil, México, Colombia y Uruguay destacaron como como los principales de los 15 oferentes, mientras que El Salvador, Bolivia y Costa Rica, Perú y Uruguay se destacan entre los 19 países receptores de cooperación.

La mayoría de los 552 proyectos se centraron en los sectores productivos de la economía (40%) como el agro o la industria, y en el ámbito social (30%) como la salud. Asimismo cabe mencionar el fortalecimiento institucional, infraestructura y servicios económicos, medio ambiente y cultura o género.

“Ya no tenemos una dinámica de donante-receptor, con países industrializados transfiriendo recursos a países en desarrollo”, dijo la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan. Explicando una virtud central de la Cooperación Sur-Sur, añadió que “hoy los países pueden ser, al mismo tiempo, donantes y receptores de cooperación, la mayoría de países iberoamericanos son ambos, ya que todos tenemos algo que aprender y algo que contribuir y esto es evidente en nuestra región”.

El Informe también pone de relieve el avance de la Cooperación Sur-Sur Triangular, aquella donde países y también organismos ejercen el rol de un segundo oferente. Dicha modalidad se ha multiplicado por nueve desde la primera edición del Informe (21 proyectos o acciones en 2006 frente a 183 en 2014), creciendo a una tasa promedio anual de 27%. En 2014 destacaron en el rol de primer oferente Chile, Brasil y Argentina, en el de segundo España, Alemania y Japón, y en el rol de receptor El Salvador, Perú y Paraguay, en áreas enfocados al ámbito social, los sectores productivos, el fortalecimiento institucional y lo medioambiental.

Innovaciones

La novena edición del Informe coincide con el impulso a la Agenda para el Desarrollo y la meta de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hasta el año 2030. El Informe asume el reto alinearse con las metas definidas en la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible para alcanzar los ODS. Se han identificado aportaciones directas a 9 de los 17 ODS: los referidos a personas (Hambre Cero y Salud y Bienestar), prosperidad (Trabajo Decente y Crecimiento Económico e Industria, Innovación e Infraestructura), planeta (Producción y Consumo Responsables, Acción por el Clima, Vida Submarina, y Vida de Ecosistemas Terrestres), así como justicia (Paz, Justicia e Instituciones Sólidas).

Asimismo, el Informe 2016 incluye un nuevo capítulo dedicado a la Cooperación Sur-Sur de Iberoamérica con otras regiones en desarrollo. Ante las crecientes capacidades de los países iberoamericanos en generar soluciones concretas a los retos del desarrollo sostenible que afrontan los países del Sur en diferentes partes del planeta, se espera que este capítulo se convierta en un apartado fijo del Informe.