Carta de organizaciones internacionales de defensa de los DDHH a diputados/as de la Junta directiva de Asamblea Legislativa El Salvador

Opinión

Señoras diputadas y señores diputados: Reciban nuestro más respetuoso saludo y deseos de un fructífero trabajo en sus funciones legislativas.

Hemos conocido a través de organizaciones sociales y medios de comunicación salvadoreños, la presentación de una propuesta de reforma de ley que pretende elevar las penas por aborto que actualmente son de 2 a 8 años, hasta condenas de 30 a 50 años.

Aunque respetamos la soberanía de cada país para legislar, consideramos que existen consensos internacionales, construidos a lo largo de los años y reflejados en Convenios y Tratados internacionales que nos permiten a los diversos países y su ciudadanía garantizar derechos humanos básicos y normas de convivencia.

La reglamentación de la interrupción voluntaria del embarazo de forma legal y segura se expresa de diversas formas en cada país, que ha buscado distintos criterios para regularlo ante situaciones que las mujeres enfrentan,como una alternativa posible a embarazos que ponen en grave riesgo su vida o su salud, que son producto de embarazos forzados o cuando existen malformaciones congénitas incompatibles con la vida extrauterina. Por ello, solo 5 países en el mundo lo penalizan todavía, incluso cuando está en riesgo la vida de la mujer gestante y ningún país en todo el mundo contempla penas que ni siquiera se aproximen a las que se están proponiendo en su país.

Reconocemos que El Salvador ha tenido importantes avances en el respeto a los Derechos Humanos y en garantizar los derechos de las mujeres, pero la prohibición absoluta del aborto y su penalización mediante condenas tan elevadas, consideramos que sería una expresión de una grave discriminación y violencia de género contra las mujeres, apartando al país de los estándares internacionales en esta materia.

Solicitamos que la Asamblea Legislativa no apruebe una ley que va en contra de los derechos humanos de las mujeres y las niñas y que coloca al Salvador en una situación de retroceso jurídico. Contrario a eso les exhortamos a legislar sobre esta compleja situación, con toda prudencia y sabiduría, con criterios de derecho y apegado a las necesidades de la sociedad y la ciudadanía salvadoreña espera de ustedes. Este momento podríaconvertirse en una oportunidad para revisar la legislación sobre aborto haciéndola compatible con otros derechos fundamentales como el de la salud y la vida de la mujer, así como con su dignidad, compatibilizándola con Tratados Internacionales.

Reciban un respetuoso saludo, así como nuestra voluntad de seguir colaborando en sus esfuerzos por el desarrollo de los derechos humanos, en especial el de las niñas, adolescentes y mujeres.