Campaña para el análisis, la discusión y la construcción de la figura de los Crímenes Económicos contra la Humanidad

Actualidad, Noticias

La Fundación para la Cooperación APY-Solidaridad en Acción ha publicado en enero de 2017 un estudio titulado “Las formas contemporáneas de victimización. Los crímenes económicos contra la humanidad”.

En este estudio se ha propuesto una aproximación a la definición de los crímenes económicos contra la humanidad, los cuales consideramos que, en las contextos adecuados, serían susceptibles de calificarse como crímenes de Derecho internacional, lo que exigiría un régimen de tipificación penal internacional para la persecución y la sanción de estos injustos y sus responsables.

Con el propósito de trasladar la necesidad de profundizar sobre la cuestión de los crímenes económicos contra la humanidad y situarlos en la agenda internacional de los derechos humanos, llamamos a todas las organizaciones, movimientos sociales y personas particulares a que suscriban este manifiesto y nos ayuden a difundirlo con el objeto de encontrar un espacio para el análisis, la discusión y la construcción de esta esperada categoría de graves abusos contra los derechos humanos.

Los crímenes económicos contra la humanidad

Se entenderá por crimen económico contra la humanidad cualquiera de los actos siguientes cuando constituyan un ataque generalizado o sistemático, en forma de graves agresiones sobre los seres humanos y los pueblos, afectando con ello los valores y los principios internacionalmente reconocidos que integran el concepto de dignidad humana.

A. Delitos económicos propiamente dichos como la corrupción política, la estafa, la apropiación indebida, la administración desleal, la especulación financiera en amplios sectores, incluidos algunos tan sensibles como los alimentos, los medicamentos o la vivienda, el desabastecimiento de productos y de materias primas en el mercado con la intención de alterar los precios, entre otros, que causaren graves daños sociales y de los fundamentos de las economías 1 .

B. Delitos económico-políticos como actos ejecutados mediante decisiones económicas, técnico-financieras y políticas trascendentes, que llevan a la ruina del sistema económico, con consecuencias devastadoras para la ciudadanía, entre ellas algunas tales como las políticas de ajuste estructural o políticas de austeridad, cuando actuaran en contra de los intereses de la sociedad y que impidieran el cumplimiento de las obligaciones internacionales de los Estados en materia de derechos humanos.

C. Los delitos ambientales y los daños graves y permanentes, dolosos, provocados sobre el medio ambiente natural y, por ende, sobre la salud de los seres humanos y los medios de vida, cuando sean consecuencia de actividades productivas, industriales, extractivas, del desarrollo de megaproyectos, del acaparamiento de los recursos naturales y de otros actos de similar naturaleza, algunos de ellos en conexión con conflictos de carácter armado, situaciones de violencia o regímenes dictatoriales.

D. La trata y el tráfico de personas para su explotación, incluida la explotación laboral, y cualquier otra forma de trabajo esclavo 2.

E. Los delitos de asesinato, exterminio, traslado forzoso, tortura, violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable, desaparición forzada de personas, otros actos inhumanos de naturaleza similar, cuando su comisión, bajo diferentes formas de autoría o participación, formare parte de los objetivos, de las políticas o de los procedimientos conectados con el desarrollo de actividades de carácter económico.

F. Otros actos económicos inhumanos de carácter similar que causaren grandes sufrimientos o atentaren gravemente contra la vida, la integridad física o la salud mental o física, la libertad personal y organizativa, contra el trabajo, el acceso a los medios de vida adecuados, incluida la alimentación y la vivienda, la educación, el medio ambiente sano, los recursos naturales como la tierra y el agua, y los fundamentos de la economía, que crearen condiciones de existencia peligrosas o indignas para la población.

A los efectos del párrafo 1:
Por un ataque generalizado o sistemático, en forma de graves agresiones sobre los seres humanos y los pueblos, se entenderá una línea de conducta de gran extensión, escala y/o impacto sobre los derechos humanos y colectivos, que implique la comisión dolosa de los actos mencionados, siempre que estos fueran de conformidad con la política de una Estado o de una organización estatal o no estatal, con la capacidad de cometer dichos actos y la intención o al menos la conciencia de causar sus consecuencias.

[1] Estos delitos están reconocidos mayoritariamente en los códigos penales domésticos.

[2] 28 países han solicitado que la trata de seres humanos sea considerado un crimen de lesa humanidad,
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/05/15/actualidad/14316523 17_290817.html